Todo en este cuadro me habla del poder de las mujeres….

La harina, la sal, el agua y la levadura; el pan crujiente, la miga suave, calmar el hambre; pan duro, pan tostado, pan frito, tostadas ; con aceite y jamón, de lujo, con aceite y sal apenas un chusquito, el favorito de mi padre; el pan nuestro de cada día,… la fortaleza de la masa, el poder de la salvación, el placer del ultimo bocado. Original, como el pan con turrón; el pecado: con huevo frito y patatas; con tomate y jamón. El pan de la vida, la vida mas hermosa para regalarla, para compartirla, trozo a trozo, en lo dulce, en lo amargo o en lo salado. La baguette, el pan de pueblo, el pan de agua, el mollete lameato, el pan de espelta, de nueces o de aceitunas; el pan de molde y el montadíto. El pan me sabe a mujer valiente, eterna y poderosa; a las mujeres que luchan contra el miedo, la soledad y las dificultades. El pan me sabe a esas mujeres que alimentaron mi vida a base de pequeños pedazos de la suya; disiparon mis dudas mostrándome su interior; su levadura me enseño la mejor versión de mi misma. Mujeres que abren surcos profundos para que podamos avanzar con menos dificultades. Harina, agua, sal y levadura. La mezcla mas vital al calor del amor y del humor, el alimento de los dioses mas terrenales que conocemos. Entregarse para volver a resurgir. Sin miedo, sin red. Mujeres y pan. El pan nuestro de cada día. …….Y cada día una oportunidad para luchar contra las injusticias, la violencia, el abandono, la precariedad, la indigencia emocional y la vaciedad intelectual. Y como no solo de pan vive el ser humano, creo que necesitamos el amor y encontrar la respuesta a quienes somos y porque vivimos. Nosotras, las mujeres, vosotras en quienes me miro, estamos en ello sentadas en el rebate de nuestra vida, haciendo una pausa para comernos el mundo con chocolate y mantequilla. Dia 8 de Marzo 2016,

 

Comparte en la red
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
error: Content is protected !!